Las alfombras vinílicas, un imprescindible en tu hogar.

Aunque tú no lo sepas, posiblemente muchas de tus próximas alfombras serán alfombras de vinilo.

 

¿Y cómo es que aún no lo sé?

 

Porque todavía no las conoces bien. Pero las alfombras de vinilo son como un cachorrito en el escaparate de una tienda de mascotas: lo ves, lo quieres. Son como esa persona que conoces poco, pero viene un día a comer, te enamoras y al final se queda a vivir.

 

ALFOMBRAS DE VINILO, VARIADAS Y RESISTENTES

 

Mmmm… parece prometedor.

 

Las alfombras de vinilo o PVC están confeccionadas con fibras de polipropileno (poli, para los amigos), un material extraordinariamente flexible, maleable y sobre todo, resistente.

 

Después se juntan el polipropileno, un científico y un diseñador. Se meten en una máquina a centrifugar y ya te salen un montón de ideas, texturas y colores, que conforman la gama de alfombras más variada y resistente del planeta Tierra.

 

Pero….. ¿Qué es lo que hace que estas alfombras sean el “must have” de mi casa?

 

 

  1. La alfombra más resistente

La primera es la resistencia. Y cuando digo resistencia, digo resistencia, ¿eh? Son alfombras que literalmente, aguantan lo que les echen. Puedes tener a tus hijos con los juguetes más  peliagudos que esta quedará intacta.

 

  1. Fácil de limpiar

Ahí te quiero ver: porque la segunda razón es la facilidad de limpieza. Si tienes dudas revisa este post, pero has de saber que el limpiar se va a acabar con estas alfombras. No acumulan polvo y al tener la superficie lisa y plana están libres de ecosistemas de cualquier tipo.

Ya pueden venir de jugar con el barro, tirar el bote de mermelada o hacer manualidades con purpurina, que una vez pasado el trapo, será como un dejavú.

 

Y si la escoba o el aspirador no es suficiente, mételes la fregona, que se quedan tan campantes. Y tan limpias. Por eso a las personas alérgicas y con problemas respiratorios les encantan.

 

  1. Duración (casi) infinita

La tercera es la durabilidad. Su duración se mide en eras geológicas, vamos….. que puedes contar con ellas para largo. Serán la herencia de tus bisnietos.

 

  1. También son para exterior

Si intentas poner una alfombra de hilo a la intemperie verás como se pone nerviosa en cinco minutos. En cambio, las alfombras de vinilo aguantan el uso exterior sin inmutarse.

 

Úsalas para el chalet, en la terraza, en el porche o junto a la piscina. Y por supuesto, también para interiores, porque te sirven para las habitaciones, salones e incluso pasillos.

 

  1. Decoración cálida

Ahora la variedad de modelos de alfombras vinílicas es infinita, no solo imitando texturas o diferentes patrones, se pueden personalizar al gusto o crear diseños divertidos con las tendencias más actuales, aquí un ejemplo de ello.

 

VER ALFOMBRAS

 

En resumen: hasta ahora pensabas que en esta vida había pocas cosas imprescindibles que mejoraran la calidad de tu vida y tu hogar, pero entre ellas, no figuraba esta. Pero después de lo que te hemos contado, tendrás que admitir que también las alfombras de vinilo van a ser imprescindibles en tu hogar.

 

Por eso, posiblemente, serán tus próximas alfombras. Y ahora ya lo sabes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.