fbpx
Seleccionar página

Estimular a los más pequeños de la casa es todo un reto. No obstante, hay un montón de elementos que puedes incluir en sus dormitorios. Elementos que, además, se integrarán a la perfección en la decoración infantil. Divertidos, coloridos y, ante todo, didácticos.

Crea ambientes que estimulen con mensajes

 

Si a los mayores nos funciona ¿por qué no a los peques? Sí, las láminas y los cuadros con mensajes pueden ser toda una fuente de inspiración. Mensajes positivos que aportarán valores bonitos y prácticos a nuestros hijos.

Un cuadro en el que se lee un simple sonríe, hará que tu hijo sonría al instante. Los mensajes son realmente importantes en nuestro día a día. Rodearse de buenas palabras hará que estén más tranquilos y receptivos.

Además de cuadros y láminas, también podrías escoger otras opciones decorativas, como las banderolas. Son prácticas, son bonitas y quedan la mar de bien en cualquier habitación infantil.

Laminas educativas

Educar a través de las láminas es posible. Hay incluso algunas que responden al método Montessori, ese método de enseñanza que defiende la independencia y la libertad con límites o el respeto de la psicología natural y el desarrollo social del niño.

Hay láminas para todos los gustos. Tienes láminas que hablan de la diversidad en el mundo. Láminas con niños de diferentes culturas, con sus trajes regionales y sus rasgos físicos más característicos. También tienes láminas alfabeto, para poder aprender el abecedario rápidamente desde casa.

Si lo prefieres, decántate por las láminas infantiles mapamundi. En este tipo de láminas podrás comenzar a fomentar en tus hijos la importancia de los viajes, conocer otras culturas y disfrutar de los tesoros naturales de otras regiones.

También con vinilos

Aunque las láminas nos parecen ideales, lo cierto es que los vinilos ganan terreno, cada vez más, en esto de la decoración. Sí, también puedes encontrar vinilos estimulantes para los pequeños. Vinilos infantiles mapamundi, por ejemplo, que están pensados para que los más peques de la casa aprendan jugando. No negarás que puede ser muy pero que muy divertido dar la vuelta al mundo sin moverte de casa ¿verdad?

¿Hay algo más estimulante para un pequeño que ver como crece día a día? Sí, para ellos, esto de crecer es toda una aventura (aunque a ti te gustaría que no lo hicieran tan rápido). Agénciate también uno de esos vinilos medidores, que podrá decirte cuánto mide tu hijo en cada momento. Seguro que el peque estará entusiasmado con cada centímetro nuevo.

Montessori también es recoger

Si hablamos de estimular, de crear una decoración que haga crecer a tu hijo con buenos valores, así como de los métodos Montessori, debes saber que el niño necesita autonomía. Para ello, busca también opciones de almacenaje que ellos mismos puedan controlar. Pequeños baúles de madera, por ejemplo, en el que tus hijos puedan meter sus juguetes por ellos mismos.

Lo mejor de todo es que con esto de las cajas se abre todo un mundo de posibilidades en la decoración de la habitación de tu hijo; y es que puedes combinarlas con cajas iluminadas. Son lo último. Son pequeñas, encantadoras y con una luz tenue que servirá para que tu pequeño no tenga miedo a la oscuridad nunca más.